Sola

Creo que no te conté. La bofetada que me dieron supuso salir disparada desde la puerta de entrada hasta las escaleras. Alli me acurruqué sobre mis rodillas para llorar.

No quiero llenar mi vida de ésto, me siento lejos, muy lejos de mi cuerpo.

Tengo temores.

Las campanas gritan en éste momento.

Lejos de aqui fui Diosa de mi Templo, habitación, cuarto, dormitorio. Mi espacio entre las rocas. Obligada a callar excepto cuando me pregunten.

Dios dímelo, ¿debo olvidar?

Me siento vieja y con sueño.

Suspiro…. y no me quejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s