SOLILOQUIO

Es la guerra miserable volcándose en crear enemigos que vencer.

Es la lucha del Alma.

Por no verse perdida, sin orden, en el camino hacia la salida qué la libere de éste cuerpo.

Que la abraza tan fuerte que la mata.

Y eso es lo que sé de ella.

Y lo que quiero es hablarte.

Párate un momento, deja que te cuente.

Mi vida es ese tiempo qué estaremos juntas.

Sé que no te irás sin mí.

¿Esperas acaso que luche por tí?

Sé que me necesita.

No sé si lo sabe.

No son necesarias más armas, ya puedo hablar con mi Alma.